José Acho

Adios "mansero santiagueño"

Lunes 29 de agosto de 2016  

Los restos de Guillermo ’Fatiga’ Reynoso, quien desde hace medio siglo integraba el mítico conjunto folclórico los manseros santiagueños y falleció el lunes 29 de agosto a los 80 años en un sanatorio porteño. Sus restos serán velados el martes desde las 10 en la localidad bonaerense de Morón frente al cementerio, donde los restos del músico serán inhumados el miércoles.

El notable bombisto y compositor que era un personal cultor de la vidala, La casa velatoria falleció de una descompensación que comenzó a aquejarlo tras el recital de Los Manseros Santiagueños del 6 de agosto por el aniversario de la ciudad cordobesa Villa del Totoral.

En principio, el músico y compositor fue internado en el Sanatorio Allende de la ciudad de Córdoba y luego fue trasladado al Sanatorio Güemes, donde murió esta mañana.

Sus actuales compañeros de Los Manseros Santiagueños (Onofre Paz, Alfredo Toledo y Martín Paz) se encuentran en Orán (Salta), donde ofrecieron un recital el fin de semana, mientras que el 28 de octubre presentarán “Corazón mansero”, , su último disco, en el teatro porteño Ópera.

“Fatiga” formaba parte de Los Manseros desde 1966, año en el que ingresó al conjunto en reemplazo de Carlos Carabajal. Por entonces, la agrupación llevaba siete años de vida desde su fundación, por impulso de Leocadio del Carmen Torres y Onofre Paz.

Al conocerse la noticia de la muerte de Reynoso, comenzaron las repercusiones en el ambiente folclórico. Soledad Pastorutti escribió en Twitter “Te vamos a extrañar... Gracias por tanto...”.

JPEG - 30.1 KB
"La chacarera está de luto"

Utilizando la misma red social expresaron Los Nocheros (“enorme tristeza por la partida de un gran amigo”) y Los Tekis (“qué triste noticia”).

Por su parte, el artista santiagueño Peteco Carabajal, señaló: “Me abrazo con todos los santiagueños para despedir a ’Fatiga’ Reynoso en su viaje vidalero. Cantor surgido de los lagos en La Banda y conoció la consagración del mundo con Los Manseros Santiagueños”.

El también santiagueño Adolfo Marino Bebe’ Ponti, indicó: “La chacarera está de luto. ’Fatiga’, apodado así por el genial Hugo Díaz, tenía una voz inconfundible que armonizaba el canto de este cuarteto como si fuera la de un montaraz con un ala clavada en pecho, por eso su voz era sinónimo de vidala, de tinaja soplada por el viento”.