Trio Verdher

Acercamiento a la música contemporánea

Pablo Alejandro Sulic

Viernes 16 de mayo de 2014  

El compositor danés Nielsen escribió en una ocasión: “Amo la vasta superficie del silencio; y mi principal placer consiste en romperlo”. Es cierto que hay variadas formas de fraccionarlo. Pensamos que el trío Verdher nos hizo vislumbrar cuan vasto es el campo contemporáneo que pugna por hacerse conocer.

  • Trio Verdher: miércoles 14 de mayo. Teatro de la Fundación Salta. Desde Estados Unidos. Músicos: Walter Verdehr en violín, Elsa Ludewig-Verdehr, en clarinete y la pianista argentina Silvia Roederer.

Es que para concebir la música contemporánea como tal, primero debemos vislumbrar cuanto ha cambiado durante el transcurso del siglo XX el mundo, la cultura, la estética, las artes y por supuesto la música. Esto ha influido en la forma en la que podemos expresarnos musicalmente, mientras los instrumentos han extendido sus posibilidades expresivas.

Por otra parte, también la composición musical ha encontrado otros modos, otras técnicas y medios, que han transformado la forma de expresión por fuera de las tradicionales, de otras búsquedas, otras perspectivas, otras maneras de percibir, en suma de nuevos retos. Así podemos comprender mejor obras como los nocturnos de Puts, que parten de una nueva gramática tonal, o la exquisita Danza Tibetana de Sheng (desde 1988 Sheng es asesora del proyecto que identifica e interpreta las tradiciones musicales de la ruta de la seda) que combina la frescura y riqueza de una melodía tradicional con un lenguaje moderno coloreado por recursos no convencionales. También asimilamos mejor la corriente rítmica del Trío de Lorenz, con sus innovaciones que trascienden las fronteras estéticas convencionales.

El concierto alcanzo cotas emotivas en las danzas húngaras de Brahms expresadas con absoluta convicción rítmica y flujo melódico. Por otro lado se percibió una absoluta conciencia de los solistas entre sí y cuidado esmerado por la coloración y el empaste tímbrico entre los instrumentistas. Es música que emana de su belleza que trasciende la parafernalia publicitaria y el marketing. Esto ayuda a que la música tenga en ciertos momentos el impulso de la prospección, de la exploración de formas abiertas más allá de la estructura, con ciertos toques sutiles en Silvia Roaderer que transforma al piano un instrumento de percusión.

El Trío mostró su valiosa polivalencia, aportó texturas y timbres novedosos y desconocidos, aunque no podemos hablar de un concierto brillante en sí mismo, estamos frente a un esfuerzo loable por entender y traducir de alguna manera lo que está sucediendo en el mundo actual de la música.

Meritoria por cierto la iniciativa de festejar los 30 años de vida de este faro de la cultura que es el Mozarteum con un libro que incluye material histórico y musical acorde a la ocasión.

  • Magister Pablo Alejandro Sulic