BOCHORNO

A Sutti lo que es de Sutti...

Idangel Betancourt

Lunes 31 de octubre de 2011  

Abogados de por medio, la Secretaría de Cultura tuvo que dar marcha atrás en una decisión sobre el Primer Premio de Poesía en los Concursos Literarios Provinciales 2011, y ese error jurídico ahora le costará el doble a los contribuyentes. En esta nota, el periodista Idangel Betancourt, cuenta los pormenores que tiene como protagonista al poeta y músico de la Sinfónica de Salta, Marcelo Sutti.

Marcha atrás en el primer premio de poesía

Después de una contradictoria decisión de las autoridades de Cultura, por la cual anularon el fallo del jurado, el poeta y músico Marcelo “Pajarito” Sutti fue reconocido como el ganador.
“Viaje quieto”, fue el libro que el jurado conformado por Marcela Sosa, Soledad Martínez Zuccardi, Mercedes Castelanelli, Santos Vergara y Teresa Leonardi Herrán, había seleccionado como ganador en los Concursos Literarios Provinciales 2011, edición 2011. Sin embargo, cuando abrieron los sobres para saber quién era el autor que se escondía bajo un seudónimo, las autoridades de Cultura indicaron que había que buscar otro ganador.

El motivo para Sergio Bravo, subsecretario, y Mariano Ovejero, secretario de Cultura, estaba claro: Marcelo Sutti, autor de “Viaje quieto”, es músico de la Orquesta Sinfónica de Salta; y el artículo 7 de las bases del concurso versa así: “Asimismo, no podrá participar en el certamen el personal que se encuentre en relación de dependencia con el Ministerio de Turismo y Cultura de la Provincia”.

El argumento parecía más sólido si se tiene en cuenta que Mariano Ovejero es abogado, y que además, en su gestión ha engrosado la cantidad de profesionales de las leyes en Cultura: hoy son siete abogados los que definen la suerte de los proyectos artísticos y culturales.

Sin embargo, lo que parece que no sabían las dos máximas autoridades de la Cultura salteña es que la Orquesta Sinfónica de Salta depende del Instituto de Música y Danza, que es un ente descentralizado y autárquico.

JPEG - 146.6 KB
Ensayo, prueba y error: Ovejero en los premios literarios 2010.

Fue necesario que el poeta encargara a un abogado la labor de hacer justicia literaria. Y este no solo encontró la ambigua redacción del artículo 7 que dejaría a un poeta como Marcelo Sutti impedido de por vida de participar de los Premios de la Provincia, a no ser que eligiera no trabajar más en la Orquesta para dedicarse a vivir de la poesía. Cosa bastante irracional, ya que ni el propio premio que le han repuesto contempla remuneración.

El abogado querellante, además, se basó en el artículo 8 de la citada base que consigna: “Oportunamente se conformará una comisión de aceptación de trabajos, integrada por tres (3) miembros designados por la Secretaría de Cultura de la Provincia, la que tendrá a su cargo la verificación del cumplimiento de los requisitos exigidos en el presente Reglamento. Al término de dicha tarea, se labrará el acta respectiva donde consten los trabajos aceptados y los trabajos rechazados. Los trabajos aceptados serán pasados al Jurado para su análisis”.

JPEG - 231.8 KB
"Pajarito" Sutti (clic para agrandar)

Es decir, que si el jurado había elegido el libro de Marcelo Sutti, es porque había pasado antes por la “comisión de aceptación”. ¿De qué otra manera hubiera llegado “Viaje quieto” hasta las manos del jurado? Resulta que el artículo 8 roza, como su predecesor, el absurdo, ya que la presentación del concurso es a través de seudónimos, y si esta comisión verificaría el cumplimiento de todo el reglamento, los nombres de los participantes serían develados, hecho que sí se prestaría a suspicacias.

El pasaje ha colocado a varios poetas en una situación incómoda, ya que en lugar de “Viaje Quieto”, Cultura había elegido a otro libro, de otro excelente poeta, como ganador. Pero al menos ahora los dos serán publicados, uno como accésit, recurso que encontró Cultura para no aumentar las injusticias.

En fin, a Sutti lo que es de Sutti. Una vez más, habrá que apelar a la sabiduría popular, la realidad siempre supera la ficción, pero este caso es la excepción de la regla: la poesía le ganó a la torpeza, “golpe a golpe, verso a verso”.

  • Idangel Betancourt
  • Periodista y escritor
  • Publicado en diario Punto Uno