Ramón Vera, un militante del arte

José Acho

Jueves 7 de junio de 2012  

La comunidad cultural de Salta recibió el miércoles 6 de junio con profundo dolor, dudas y sorpresa, la muerte a los 54 años del profesor, poeta y escritor Jesús Ramón Vera, cuyos restos fueron encontrados en la cama de su domicilio de calle Los Sauces del barrio “José Roberto Iriarte” de Rosario de la Frontera, la noche del martes pero según fuentes forenses habría ocurrido por lo menos tres días antes, a causa de una descompensación.

Vera nació en Salta, el 24 de enero de 1958. Se recibió de Profesor en Letras. Ha publicado cuatro libros de poemas: Subsuelo (1983), Así en la tierra como en el cielo (1989), Bermejo (1993) y Comparsa (2001); y la plaqueta “El cofre de Intiwatana” (Cuzco, 1999). Era considerado el poeta salteño de su generación, más representativo del NOA. Su vida y prosa de raíz indígena latinoamericana, era coherente desde los huesos y comprometido en cada verso con la vida.

Desde los once años supo que Manuel J. Castilla era su Dios. A los 19 años se inscribió en un concurso literario. Ganó el tercer premio, y de la mano de Jacobo Regen, Walter Adet y Castilla. Si bien su espacio vital era la poesía, era también rockero y comparsero.

El “Profe”, “Ramóncito” o “Verita”, como le llamaban afectuosamente, no le negó su amor incondicional a las comparsas salteñas, a quien le entregó con sus versos una parte de su magia imborrable.

Se consideraba un militante del arte y como tal, puso toda su convicción en la poesía y la educación artística. Algunos de sus objetivos eran enseñar pintura y cerámica, pero también pintar murales comprometidos e intervenir con actividades artísticas espacios públicos.

Los últimos seis años trabajó duro “ad honoren” como coordinador general en el sostenimiento y la obtención de los recursos para el funcionamiento de los talleres gratuitos para la comunidad de la Escuela Superior de Artes "Roberto Maehashi", donde el junto a otros profesores de la Escuela Tomás Cabrera, enseñaban gratis a los niños, arte, lectura y comprensión de textos.

“No sueño con serpientes; sueño con la Escuela Superior de Artes "Roberto Maehashi", en la ciudad Termal, con menos Van Gogh "suicidados por la sociedad", al decir de Antonin Artaud”, escribió en su muro de la red social.

La triste noticia de su muerte en el ámbito cultural se manifestó a través de los centenares de comentarios de despedida publicados en su cuenta de Facebook. Su muro personal explotó con cientos de mensajes inmortalizadores por su legado como profesor y la valiosa herencia sobre su lucha comprometida con el arte, la educación, la poesía.

Plantean dudas las razones de su muerte

En las últimas horas se plantearon dudas sobre los motivos de la muerte de Jesús Ramón Vera. Desde hace un par de meses venía enfrentando los embates políticos de la intendenta Rómula Montero, quien había cambiado la cerradura de la Escuela de Arte “Roberto Maheashi” de Rosario de la Frontera, desplazándolo como coordinador “ad honoren” de esa institución juntos a varios profesores.

Sus amistades cercanas afirman que tenía miedo y que recibía amenazas. Su muerte según la Policía habría sido a causa de una descompensación por enfermedades renales que venía padeciendo.

Pero las dudas sobre las razones de su muerte, surgieron ayer, tras una entrevista brindada a la agencia DDN, por su amigo personal y escritor Carlos Maita, quien afirmó que tenía miedo por lo que le dejó una escritura de su casa y documentación personal. Según él le dijo: “por que nunca se sabe”.

“Vera le había dedicado su tiempo, su poco dinero e incluso la venta de su casa en Salta a la Escuela de Artes. Ese dinero la invirtió en Rosario para comprar otra casa y la diferencia la utilizó para sostener la Escuela de Arte”, contó Maita a DDN.

  • Video homenaje de Actualidad Rosarina